Las cosas pueden ser deprimentes en la universidad, pero no tienes que estar deprimido/a porque esto sólo empeorará las cosas.

Desde nuestro alojamiento estudiantil en Camas te dejamos algunos consejos que te ayudarán a manejar y superar las causas y los efectos del estrés académico

Consejos para superar el estrés académico

Haz ejercicio regularmente

Los consejos para hacer más ejercicio siempre suenan como un récord roto. Pero eso es porque es un buen consejo.

Un estudio de Harvard demostró que una rutina de ejercicio regular disminuye los síntomas de la depresión leve a moderada.

Si tienes problemas para encontrar  motivación por tu cuenta, busca un compañero de ejercicios que te ayude a alejarte de los apuntes para hacer algo activo afuera.

Si odias la idea de salir a correr, prueba yoga.

El yoga ayuda a prevenir la depresión y alivia la ansiedad.

Deja de compararte con los demás

Es fácil caer en la trampa de medir tu éxito con el éxito de los demás.

Compararse con los demás es subjetivo.

No tienes el mismo historial que otra persona. No tienes los mismos recursos, no seguramente el mismo proyecto o la misma situación personal.

En lugar de compararte con los demás, compárate con tu yo del pasado: ¿Cuánto más sabes ahora que hace un año? ¿Cuánto más sabes que hace cinco años?… Aprende a celebrar tu crecimiento.

Esto conducirá a más éxitos y una mentalidad más positiva y productiva.

Aprende a ser asertivo y establece límites

En la universidad nadie te dirá que estás trabajando demasiado. Nadie te dirá que está bien completar un conjunto de datos el lunes en lugar de trabajar durante el fin de semana.

Depende de ti establecer límites fuertes

Si no configuras tus propios límites, otras personas lo harán por ti. No te dejes vencer e intimidar, mereces un fin de semana libre, mereces ir a eventos y disfrutar…

Mereces tomarte una hora de cada día para hacer cosas que no tengan que ver con el estudio, de hecho, tu carrera depende de estas cosas.

Evita el aslamiento

El aislamiento es un caldo de cultivo para creencias negativas y autolimitantes. Si no tienes cuidado, estas creencias se agravarán y te superarán, pues es fácil sentirse impotente cuando estás solo.

Al mismo tiempo, sentirse impotente te hace desear estar solo.

Es un círculo vicioso que conduce a más y más estrés y, finalmente, depresión.

No importa cuánto te apetezca aislarte, no lo hagas, es lo peor que puedes hacer.

En lugar de cerrar tus líneas de comunicación, ábrelos.

Habla con todos sobre lo que estás pasando, escribe sobre eso y compártelo.

Te sorprenderá saber cuántas personas están pasando por lo mismo.

Rodéate de personas positivas

La universidad puede ser como la Meca de las personas pesimistas.

Las conversaciones con colegas durante el almuerzo o en un receso para el café están llenas de quejas y chismes.

Esta negatividad se queda contigo cuando te vas a casa al final del día y con el tiempo, todos tus pensamientos se vuelven tan negativos que incluso te molesta cuando alguien intenta racionalizar tu situación de manera positiva.

La única manera de evitar esto es alejarse de las personas negativas en la universidad. En cambio, rodéate de personas positivas.

La única forma de mantener una actitud positiva es abrazando las relaciones que te inspiren y motiven a ser una mejor persona y, a la vez, ayudar a otros a ser mejores.

Prioriza tareas

Es muy importante que sobre todo en los últimos años de universidad priorices tu horario, para garantizar que cumples con los plazos más críticos.

Nunca obtendrás un trabajo en la industria, o avanzarás en tu carrera en general, si continúa trabajando como si fuera un peón, debes ser organizado/a, y tener claro cuales son tus prioridades académicas a la hora de realizar tareas.