Si por circunstancias estas en una época en la que te has visto obligado/a a tener que hacer un parón en tu rutina diaria y pasar todo el tiempo posible en casa, vamos a darte un plan alternativo que te hará más ameno el encierro…¡cocina! ¿No lo sabías? Son muchos los beneficios emocionales de cocinar. Esta practica es una forma de canalizar la energía, y puede usarse como una distracción, y ayudar a desarrollar el dominio de una habilidad y una forma de expresar emociones a través de un medio diferente.

¿Te animas?

Beneficios emocionales de cocinar

1- Te da una recompensa final
Cocinar y hornear presentan dos aspectos diferentes para la salud mental: la actividad y el resultado. Y ambos tienen beneficios. La razón por la que los cursos de cocción terapéutica funcionan tan bien es porque los participantes obtienen algo tangible por sus esfuerzos. Se llama «activación conductual», lo que significa encontrar significado en las cosas que haces en lugar de simplemente atravesarlas. El beneficio del proceso de cocción es, en parte, el hecho de que da como resultado una comida sabrosa: una buena «recompensa» por hacer una tarea y una demostración de que sus acciones han resultado en algo real.

2- La creatividad te hace sentir bien
Las recetas fáciles en particular parecen tener grandes beneficios para la salud mental porque el proceso no crea ansiedad, pero alienta el enfoque y, según un estudio de 2016, también aumenta la creatividad y la felicidad.

3- Tranquiliza
La práctica de cocinar no solo alivia la mente, sino que también relaja el cuerpo. Te ayuda a entrar en el flujo de la actividad y alivia la tensión que puede aparecer en nuestros cuerpos cuando nos sentimos ansiosos o deprimidos.

4- Cocinar para otros es bueno para ti
Si además, das a probar tus platos a tus familiares o amigos, el mismo acto de compartir la creación de una comida casera puede ser realmente poderoso. Comentarios positivos y solo ver a alguien más disfrutar, apreciar y valorar la comida tiene implicaciones importantes para reconstruir el valor y el valor de uno mismo.

5- Ayuda al cerebro a mantenerse saludable
Muchas organizaciones de salud mental enfatizan que una nutrición adecuada es una parte fundamental para mantener la salud del cerebro. La nutrición debería convertirse en un componente común y cotidiano de la atención de la salud mental. Y cocinar y hornear por ti mismo te permite ser más consciente de lo que estás poniendo en tu cuerpo y cómo reacciona a los diferentes alimentos y alimentos básicos.

Las dietas ricas en nutrientes, incluidas muchas verduras de hojas verdes oscuras , legumbres, pescado azul y bayas, se han relacionado de manera concluyente con mejores resultados cuando se trata de trastornos del estado de ánimo. Pero no todos reaccionan a la comida de la misma manera; Las intolerancias y los microbiomas intestinales influyen en nuestras reacciones y, por lo tanto, en nuestros estados de ánimo. Y cocinar, según los expertos, es una de las mejores maneras de cuidar su propia salud mental, siempre que tenga tiempo suficiente para hacerlo.