¿Sabías que una habitación ordenada puede marcar la diferencia en tu nivel de productividad?

Si has llegado a tu residencia universitaria y crees que ya está todo hecho, te equivocas. Tener un espacio para estudiar y vivir durante los años universitarios no garantiza que lo aproveches al máximo. Por eso hemos preparado algunos consejos y recomendaciones que deberías seguir para conseguir que tu habitación sea propicia para tener una vida universitaria óptima.

Consejos para conseguir una habitación propicia para la vida universitaria:

Elimina el desorden

Algunas personas dicen que necesitan un espacio desordenado para trabajar mejor, pero para la mayoría de nosotros, ser ordenados y organizados tiene una serie de beneficios:

1. Menos estrés

Numerosos estudios han descubierto que las personas que describen sus habitaciones como desordenadas o llenas de proyectos sin terminar están más estresadas y fatigadas que aquellas que sienten que su espacio es tranquilo y reparador. Esto significa que algo tan simple como usar archivadores o carpetas para organizar todos los apuntes y papeles puede reducir el estrés y hacer que consigas ese plus de productividad.

2. Comerás mejor

Intenta comer lo menos posible en la habitación, pero si comes algo en la habitación, procura tener un espacio despejado para hacer precisamente eso… Comer entre apuntes y documentos importantes puede provocar alguna que otra desgracia, además de mucha incomodez. Si tu habitación está organizada y ordenada, te resultará más fácil dejar las cosas a un lado y crear un espacio exclusivo para comer.

3. Menos distracciones

Tener un dormitorio ordenado puede significar tener menos distracciones en el espacio y esto ayuda a concentrarse en el proyecto que tienes entre manos. Si tienes el último número de tu revista favorita en el escritorio o un libro que has estado leyendo, siempre existirá la tentación de leer alguna de sus páginas. En cambio, si lo único que tienes en el escritorio es el trabajo relevante que necesitas hacer, centrarás tu atención únicamente en él.

Crea el entorno adecuado

Algunas cosas sutiles también pueden ayudar a que una habitación sea más propicia para la vida universitaria:

Una vez que hayas ordenado el espacio, asegúrate de dejar entrar mucha luz natural, no mantengas las persianas o cortinas cerradas durante el día. La luz natural aumenta la productividad y también te hace sentir mejor… Si hace buen día, es recomendable, incluso, abrir también las ventanas.

Amueblar tu habitación con pequeños toques que te hagan sonreír, te ayudará a tener una habitación propicia para la vida universitaria, lo que se traduce en más organización y menos estrés. Es mucho más motivador mantener la habitación ordenada cuando se ve bien y tiene cosas bonitas. Usa cualquier cosa para decorarla, desde una bonita papelera, hasta un atrevido planificador, estas cosas puede ayudarte a hacer lo que tienes que hacer y reducir ese estrés innecesario.

Con suerte, estos consejos sobre como conseguir una habitación propicia para la vida universitaria te harán ganar más productividad y harán que este lugar más agradable para vivir.