¿Alguna vez has estado estudiando durante horas y todo lo que recuerdas al acabar es una frase?

Probablemente haya numerosos factores que afectan a la productividad mientras estudias, incluido el estrés, la hora del día y la motivación. Uno que quizás hayas pasado por alto es tu entorno físico.

¿Sabías que algunos estudios han demostrado que el entorno de estudio afecta a la productividad?

Desde residencia de estudiantes en Sevilla Campus Cartuja te enumeramos todo lo que necesitas saber sobre tu entorno físico y tu productividad.

Factores del entorno de estudio que afectan a la productividad

Ruido de fondo
¿Tienes problemas para mantener la atención enfocada y te distraes fácilmente? ¿Puede un sonido suave sacarte del libro o apuntes en los que estás? A veces no se trata solo del volumen. Muchos estudiantes se distraen con el «ruido» más ordinario y discreto, como por ejemplo un grifo que gotea. Otros parecen no poder concentrarse cuando hay demasiado silencio. El truco es conocerte a ti mismo. Buscar un entorno de estudio óptimo que favorezca tu productividad.

La iluminación
La iluminación afecta el estado de alerta, la concentración y el rendimiento cognitivo en general. Demasiada luz artificial puede causarte estrés y sueño. La temperatura y la dirección de la iluminación son factores importantes que pueden perjudicar o mejorar los resultados de tu productividad. Las fuentes de luz blanca fría y las fuentes de luz blanca cálida como las lámparas halógenas son las más adecuadas. Las fuentes de luz plana son las mejores en lo que respecta a la dirección, ya que imitan la luz natural.

Temperatura
Es posible que logres concentrarte en una habitación demasiado caliente o demasiado fría, pero seguro que solo por un rato. Estas circunstancias están destinadas a volverse insoportables. La temperatura se convertirá en tu centro de atención. Encuentra la temperatura más cómoda para ti. Ten en cuenta que los cambios de temperatura también pueden afectar a tu concentración.

Ventilación
La mala ventilación puede desempeñar un papel importante en la productividad. El aire contaminado hace que el aprendizaje sea incómodo al causar problemas como tos, ojos llorosos, dolores de cabeza, náuseas y mareos. Algunas cosas que pueden mejorar la ventilación en tu espacio de estudio son abrir las ventanas varias veces al día, cambiar a productos de limpieza orgánicos, limpiar los filtros del aire acondicionado, introducir plantas de interior y usar purificadores de aire.

Distracciones
Estudiar puede ser interesante si estás aprendiendo sobre un tema que te gusta, pero la mayoría de las veces es aburrido o difícil, por lo que todo lo que te rodea te atraerá más que tus apuntes. Intenta apagar tu teléfono y aparatos electrónicos o déjalos en otra habitación. Recompénsate con descansos y úsalos entonces. Ten en cuenta que demasiada comodidad puede ser una distracción: una manta cómoda y almohadas suaves te incitarán a dormir, así que intenta no estudiar con demasiadas comodidades.

Debes tener en cuenta todos estos factores e intentar crear el entorno perfecto que impulsará tu productividad.