El estudiar de memoria es una forma ineficaz de aprender. Solo retener una fórmula puede significar golpear la misma información en tu cerebro decenas de veces.  La buena noticia es que no es necesario que aprendas de este modo, ya que hoy vamos a contarte algunas maneras para estudiar sin memorizar.

La gran mayoría de la información se almacena mejor en tu cabeza utilizando un sistema completamente diferente: aprender conectando ideas.
Mientras que la mayoría de la gente intenta memorizar, muchas personas inteligentes están creando conexiones creativas entre ideas. Estas conexiones hacen que las ideas sean más fáciles de recordar, por lo que se requiere menos memorización. Además, las nuevas conexiones facilitan la comprensión de las ideas, por lo que el aprendizaje en sí se hace más rápido.
Pero, ¿como llevarlo a la práctica? a continuación te damos algunas formas de aprendizaje sin memoricación.

Cómo estudiar sin memorizar

1. Aprendiendo a través de la metáfora
Conecta las ideas relacionándolas con algo que ya comprendas. Por ejemplo, cuando leas el libro El príncipe , relaciona los pensamientos de Maquiavelo sobre política con tu propia vida social. Si relacionas un ejemplo abstracto con algo más común, es más fácil de entender. Estás creando efectivamente un puente entre lo que entiendes intuitivamente y las cosas con las que luchas.

2. Aprendiendo a través del diagrama
Crea diagramas que muestren las relaciones entre ideas. Esta es una forma manual de crear conexiones. La importancia es que explores tantas formas diferentes de conectar ideas como sea posible, no solo repitiendo los mismos diagramas. Si tienes conexiones variadas, al olvida una, recordarás las ideas a través de otra.

3. Aprender a través de la visualización
Otra forma de hacer que las ideas sean más concretas es simplemente imaginarlas en un formato visual.

Si eres un aprendiz no visual, puedes aplicar la misma estrategia a tus otros sentidos. Puede ser más significativo para ti si adjuntas mentalmente sonidos o sensaciones a las ideas que estás tratando de almacenar.

4. ¿Puedes explicárselo a un niño de cinco años?
Otro truco para conectar ideas es conectar una idea muy difícil con algo que entiendas fácilmente. Si tuvieras que enseñar cualquier materia que estés aprendiendo en este momento a un niño de cinco años, ¿qué harías?

Este ejercicio te obliga a simplificar. En lugar de tratar con resúmenes, ahora tiene que trabajar con concretos. Si adquieres el hábito de simplificar las cosas por ti mismo, te resultará más fácil comprenderlo. Enseñar algo es a menudo la mejor manera de aprenderlo.

5. Aprender con un grupo
La mayor parte de la memorización es una búsqueda en solitario. Pero conectar ideas no tiene por qué serlo. Si reúnes a varias personas y trabajáis para tratar de explicaros un tema entre vosotros/as, se obtiene el beneficio de que varios cerebros formen conexiones con el mismo tema. Esto es aplicar la sabiduría de la lluvia de ideas para ayudar a aprender más rápido.