Los primeros exámenes en la universidad provocan estrés y ansiedad. Con un poco de planificación y dedicación, tu primera jornada  de exámenes puede ser increíblemente fácil. A continuación, desde Residencia Campus Cartuja proporcionamos algunos consejos y trucos para sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad.

Consejos para sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad

1. Dormir

Esta es la regla de oro número uno para sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad. El sueño será tu compañero más importante, tu mejor amigo. Es muy fácil caer en la tentación de dejar todo tu estudio para el último momento e intentar memorizar todo en una noche. No hay nada peor. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que el cerebro necesita dormir para funcionar correctamente. Descansar lo suficiente antes del examen no solo ayuda a mejorar tu concentración, sino que también ayuda a reducir la ansiedad y el estrés (aparentemente). Advertencia: ¡no duermas demasiado! 8 horas es lo recomendable.

2. Come sano

Puede parecer aburrido, ridículo, estúpido, pero hay un razonamiento inteligente detrás de esto. Comer sano te hace sentir bien. Cuando está estresado, la capacidad de tu sistema inmunológico para combatir enfermedades se reduce. Estar enfermo mientras estudias es terrible. Para sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad sugerimos que obtengas tantos nutrientes y vitaminas como puedas en tus comidas.

3. Toma descansos para estudiar

Los descansos para estudiar son cruciales para evitar que el agotamiento y el aburrimiento. Siempre es agradable tener una pequeña charla, tomar un café o incluso salir a tomar un poco de aire fresco entre las sesiones de estudio. Socializar es una excelente manera de mantenerte en activo y con energía.

4. Mantente en activo

No se trata de hacer los entrenamientos más extremos. Se trata de realizar una actividad ligera, como caminar, que estimula el cerebro y los músculos. Es necesario que la sangre fluya correctamente. Esto es fácil de hacer si estás estudiando, sin embargo, si estás en un examen, una pequeña caminata hasta los baños debería ser suficiente para tomar un respiro. y sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad.

5. Prioriza

Sí, lo adivinaste. Esto significa que estudiar es lo primero. Antes de profundizar en cualquier cosa, asegúrate de tener una supervisión de todos los plazos y exámenes. Luego, priorízalos por fecha, cantidad de trabajo e importancia.

6. Grupos de estudio

Estudiar en grupo es una excelente manera de aprender cosas antes del examen y sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad. Podréis compartir notas, consejos y ayudaros colectivamente a memorizar la información. Asegúrate de mantener la concentración  y no distraerte hablando. De lo contrario, si este método no funciona para ti, prueba a estudiar en la biblioteca.

7. Verifica los horarios de los exámenes

¿Hay algo peor que despertarse y darse cuenta de que te has perdido un examen? Asegúrate de que esto no te pase. Verifica los horarios de tus exámenes y configura las alarmas correctamente. Además, ¡vuelve a verificar la ubicación!

8. Estudia para el estilo de examen

Los diferentes tipos de examen requieren diferentes tipos de respuestas y, por lo tanto, diferentes formas de estudio. Si tu examen es de opción múltiple, lo más probable es que necesites conocer las definiciones exactas de términos y conceptos. Sin embargo, si tienes preguntas abiertas, además de conocer los conceptos correctos, tendrás que aplicarlos y dar ejemplos. Estudia en consecuencia y prioriza las secciones o temas que tienen más valor o que sabes que manejas peor.

9. Juega con tus puntos fuertes

Todos tenemos diferentes formas de estudiar. Si quieres sobrevivir a los primeros exámenes en la universidad toma nota. Para los estudiantes visuales, la codificación de colores y la visualización de materiales de estudio son formas increíblemente fáciles de asegurarse que el material se pegue a su cabeza. Haz mapas mentales, gráficos o simplemente pega notas en la pared cuando estés estudiando. Tu cerebro hará asociaciones con la información visual y recordarás mejor las cosas. ¿Aprendes hablando? reúne a un grupo de estudio y enseña a tus amigos. Juega con tus puntos fuertes. Reconoce el tipo de alumno que eres y utilízalo a tu favor. Nadie puede leer una página y memorizarlo todo.

10. Que no cunda el pánico

Recuerda que es solo un examen, y no es un momento definitorio de tu carrera. Todavía tienes opciones para hacer reinicios y, en el peor de los casos, no es el fin del mundo. ¡Estate calmado! Si has estudiado, ¡confía en ti mismo! Conoces la información y sabes cómo aprobar ese examen. No entres en pánico y entra al examen lo más relajado/a posible. El estrés hará que sea más difícil concentrarse.