Si alguna vez te ha resultado difícil superar una tarea desafiante mientras estudiabas para un examen importante o realizando un proyecto delicado, es posible que hayas deseado poder mejorar la concentración.
La concentración se refiere al esfuerzo mental que dirige hacia lo que sea en lo que estés trabajando o aprendiendo en ese momento. A veces se confunde con la capacidad de atención, pero la capacidad de atención se refiere al período de tiempo que puedes concentrarte en algo.

¿Qué factores afectan a la concentración?

Tanto la capacidad de atención como la concentración pueden variar por diversas razones. Algunas personas simplemente tienen más dificultades para desconectar las distracciones, además la edad y la falta de sueño pueden afectar la concentración.

Es fácil frustrarse cuando intentas concentrarte pero no puedes. Esto puede provocar estrés e irritación, lo que tiende a hacer que concentrarse en lo que necesitas hacer sea aún más un sueño lejano. Por ello hoy vamos a darte algunos consejos al respecto.

5 consejos para mejorar la concentración

1. Entrena tu cerebro
Jugar ciertos tipos de juegos puede ayudarlo a mejorar tu concentración. Algunos ejemplos conocidos son:

sudoku
crucigramas
ajedrez
rompecabezas
crucigramas
juegos de memoria

Diversos estudios concluyeron que dedicar 15 minutos al día, 5 días a la semana, a actividades de entrenamiento cerebral puede tener un gran impacto en la concentración.
Los juegos de entrenamiento mental también pueden ayudarte a desarrollar tu memoria de trabajo y a corto plazo, así como tus habilidades de procesamiento y resolución de problemas.

2. Mejora el sueño
La falta de sueño puede interrumpir fácilmente la concentración, sin mencionar otras funciones cognitivas, como la memoria y la atención. No dormir bien por la noche con regularidad puede afectar tu estado de ánimo y tu rendimiento en los estudios.

Apaga la televisión y guarda las pantallas de movil o tablet una hora antes de acostarte.
Mantén tu habitación a una temperatura cómoda pero fresca.
Relájate antes de acostarte con música suave, un baño caliente o leyendo un libro.
Acuéstate y levántate aproximadamente a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
Haz ejercicio con regularidad, pero trata de evitar un entrenamiento intenso justo antes de acostarte.

3. Invierte tiempo en hacer ejercicio
El aumento de la concentración es uno de los muchos beneficios del ejercicio regular. El ejercicio beneficia a todos. Un estudio de 2018 que analizó a 116 estudiantes encontró evidencias que sugieren que la actividad física diaria podría ayudar a mejorar tanto la concentración como la atención después de solo 4 semanas.

4. Pasa tiempo en la naturaleza
Si deseas aumentar tu concentración de forma natural, intente salir todos los días, incluso por solo 15 a 20 minutos. Puedes dar un paseo por un parque. Cualquier entorno natural tiene beneficios.

5. Escucha música
Poner música mientras trabajas o estudias puede ayudar a aumentar la concentración . Si lo prefieres, el uso de sonidos de naturaleza o ruido blanco para enmascarar los sonidos de fondo también podría ayudar a mejorar la concentración y otras funciones cerebrales, según la investigación .

El tipo de música que escuches puede marcar la diferencia. Los expertos generalmente están de acuerdo en que la música clásica, particularmente la música clásica barroca o los sonidos de la naturaleza, son buenas opciones para ayudar a aumentar la concentración.