Para muchos universitarios de primer curso esta es la primera vez que comparten habitación con otra persona. Si bien la vida en el dormitorio y el hecho de compartirlo puede ser una experiencia maravillosa en la universidad, este hecho también pueden ser fuente de problemas comunes de compañeros de habitación.

Si bien es cierto, este tipo de problemas es frecuente, pero no te preocupes porque hay muchas maneras de resolver cualquier inconveniente que surja.

Por suerte para ti desde el blog de residencia en Camas hemos realizado una guía con algunos problemas comunes que pueden generarse entre compañeros de habitación, así como las mejores formas de solucionarlos.

Si compartes habitación, ¡toma nota!

5 Problemas comunes de compañeros de habitación y posibles solucion

1. El desorden 

Todos tenemos un estándar de orden y limpieza diferente, por lo que no es improbable que tu y tu compañero de habitación estéis en desacuerdo en lo que respecta al estado de la estancia. Seguro que ambos tendréis que ceder y trabajar un poco más en mantener el espacio limpio ahora que lo estáis compartiendo.

Cómo tratar el problema:

Hacer un cronograma de tareas. A nadie le gusta hacer tareas del hogar, pero créenos, estaréis agradecidos de haberlo hecho. Un programa de limpieza es una gran manera de dividir las responsabilidades y asegurarse de que la habitación esté limpia regularmente. Lo mejor es crear el cronograma al comienzo del curso para que podáis cumplirlo, ¡sin excusas!

2. No os lleváis bien

Incluso si tú y tu compañero de habitación tenéis los mismos horarios de sueño, sois ordenados y respetáis las pertenencias de los demás, pueden surgir problemas. Y es que algunos compañeros de habitación simplemente no se llevan bien.

Cómo tratar el problema:

No importa qué es lo que te molesta de tu compañero, lo mejor es abordarlo cuanto antes. Si tu compañero de habitación está haciendo comentarios malos, te ignora o simplemente está siendo irrespetuoso, trata de cortar el problema de raíz y abordarlo tan pronto como puedas. Esto te ahorrará meses de frustración y una conversación incómoda cuando ya sea demasiado tarde.

3. El/ella está siempre ausente

Cuando te imaginaste tu dormitorio, es posible que te imaginaras a ti y a tu compañero/a de cuarto pasando el rato, comiendo bocadillos y viendo películas cada noche. Si bien no es un escenario completamente imposible, no siempre se da esta situación.

Los compañeros de habitación ausentes pueden ser difíciles de llevar, ya que generalmente no están por otros motivos propios que desconocemos.

Cómo tratar el problema:

Si la ausencia de tu compañero de cuarto te molesta, intenta invitarle a pasar el rato juntos el tiempo que esté por la  habitación. Pregúntale qué ha estado haciendo últimamente, por ejemplo… Si no te da una buena respuesta, no fuerces, intenta hacer tu vida y ser cordial con él/ella. Otro año tendrás más suerte y podrás compartir más y mejores momentos con tu compañero.

3. El/ella está siempre ausente

Cuando te imaginaste tu dormitorio, es posible que te imaginaras a ti y a tu compañero/a de cuarto pasando el rato, comiendo bocadillos y viendo películas cada noche. Si bien no es un escenario completamente imposible, no siempre se da esta situación.

Los compañeros de habitación ausentes pueden ser difíciles de llevar, ya que generalmente no están por otros motivos propios que desconocemos.

Cómo tratar el problema:

Si la ausencia de tu compañero de cuarto te molesta, intenta invitarle a pasar el rato juntos el tiempo que esté por la  habitación. Pregúntale qué ha estado haciendo últimamente, por ejemplo… Si no te da una buena respuesta, no fuerces, intenta hacer tu vida y ser cordial con él/ella. Otro año tendrás más suerte y podrás compartir más y mejores momentos con tu compañero.

4. Tu compañero/a siempre está en la habitación

Mientras que tener un compañero de cuarto que nunca está  puede ser un fastidio, también puede darse la situación de tener un compañero de cuarto que esté todo el rato en la habitación… Siempre es divertido pasar rato juntos, pero también es cierto que necesitaréis un descanso el uno del otro de vez en cuando.

Cómo tratar el problema

Si tu compañero de cuarto está en la habitación todo el día (excepto las horas de la clase), deberías conversar con él/ella. Si es el caso de que no tiene muchos otros amigos, anímalo a involucrarse en alguna actividad en el campus.

Si no responde a tus sugerencias, recuérdale que hay muchos otros lugares en el campus para pasar el rato y estudiar. Si es necesario, recuérdale que la habitación es compartida y que también te pertenece, y que valorarías mucho tener la habitación para ti solo de vez en cuando.

5. Siempre toma prestadas tus pertenencias personales

Para algunos estudiantes universitarios, tener un compañero de habitación es como tener el hermano/a que nunca tuvieron y están dispuestos a prestarle cualquier cosa. Para otros, un compañero de habitación es tan solo un compañero de cuarto, y no abogan por compartir pertenencias ya que las consideran personales, y no para pedir prestadas. No importa cuál sea tu decisión, debes asegurarte de que tu compañero sepa lo que te gusta en este sentido.

Cómo tratar el problema:

Tan pronto como te hayas acomodado, debes comentar los límites con tu compañero de cuarto. . Asegúrate de decirle específicamente qué es lo que te gusta compartir y qué prefieres no dejarle, así no habrá sorpresas innecesarias más adelante.