Los médicos recomiendan la actividad física como un ingrediente clave para cualquier iniciativa de manejo del estrés. ¿Puede el deporte aliviar el estrés? Efectivamente sugieren los expertos que practicar deportes y hacer ejercicio con regularidad puede calmar tus preocupaciones y despejar tu mente. No solo los atletas logran estos momentos de sentirse bien, incluso las personas que están fuera de forma pueden sentir que la tensión comienza a disminuir a medida que comprenden cómo participar en un deporte alivia el estrés.

¿Cómo puede el deporte aliviar el estrés?

Endorfinas
Sudar libera unas hormonas que aumentan el estado de ánimo dentro del cerebro, llamadas endorfinas, que giran a través de tu sistema y generan una sensación de alivio. Se dice que son hormonas que sobretodo liberan los runners, pero también sucede entre los participantes de muchos deportes como el tenis, el senderismo y el baloncesto.

Acumulación de tensión
La actividad que se registra en los músculos tensos muestra una disminución después de un entrenamiento. Los investigadores médicos también reportan notables caídas en casos individuales de hiperactividad y nerviosismo después del ejercicio. Practicar un deporte puede relajar los vasos sanguíneos, reduciendo los ritmos cardíacos y la presión arterial que a menudo acompañan la preocupación. La respuesta de lucha o huida en situaciones difíciles puede provocar una acumulación de estrés y glucosa en tu cuerpo.

Desviación
La participación en un deporte recreativo alivia el estrés al atraer tu concentración hacia tu actividad y alejarte de ese montón de responsabilidades, cómo exámenes o trabajos por entregar. Mientras practicas deporte, te concentras en los movimientos de tu cuerpo y olvidas temporalmente tus otros puntos de estrés. Este desvío actúa como una forma de meditación. Las personas que habitualmente practican deportes a menudo experimentan una sensación de logro después de un entrenamiento, y esta confianza en sí misma también puede derretir la tensión.

Hábitos saludables
Los entrenamientos te empujan a adoptar otros comportamientos saludables, como consumir comidas, bocadillos y bebidas nutritivas. Los trastornos del sueño a menudo están relacionados con la tensión y la ansiedad, y la participación deportiva mejora tu rutina nocturna para dormir. A medida que conquistas cada uno de estos cambios saludables, tu cuerpo continúa logrando un buen estado físico general y se vuelve más efectivo para manejar sus niveles de estrés.