¿Alguna vez te has preguntado cómo dejar de pensar demasiado siendo estudiante?

Pensar de más no es culpa de nadie, a menudo es un rasgo de personalidad que no se puede evitar. Como estudiante, probablemente serás más propenso a pensar de más, especialmente cuando se trata de tareas y asuntos sociales. Pensar demasiado puede ser una tontería, ¡e incluso puede impedirnos disfrutar de las mejores cosas de la vida! Aunque no somos psicólogos ni expertos, después de investigar un poco, tenemos algunos consejos para ti.

La salud mental es importante. Echa un vistazo a cómo dejar de pensar demasiado siendo estudiante:

1. Desafía tus pensamientos

Es fácil perderse en vibraciones negativas, tanto que a veces nos olvidamos de sentirnos positivos y felices. La salud mental es muy importante para estudiantes, así que procura reconocer aquellos pensamientos que pueden no ser completamente racionales. Pregúntate: «¿sucederá esto realmente?»
Seamos honestos, si no cumples con una fecha límite, no es el fin, así que trata de no preocuparte demasiado.
La próxima vez que estés en la cama pensando demasiado, recuerda desafiarte a ti mismo y ¡mantener la calma!

2. Aprende sobre atención plena 

La atención plena puede parecer un poco abrumadora al principio, pero créenos, ¡realmente no lo es! Es muy fácil de practicar y puedes hacerlo en la comodidad de tu propia residencia universitaria.

La atención plena, trata de desviar la atención a tu cuerpo y concentrarte realmente en tu respiración. A veces, es mucho mejor detenerse, tomar un descanso y sentir “ el presente».

3. Fíjate cuando estés atrapado en tu cabeza

Este punto para dejar de pensar demasiado siendo estudiante es similar al de la atención plena. Realmente necesitas darte cuenta cuando te estás atascando en tu propia cabeza. De esa manera, podrás controlar tus pensamientos y evitar que el pensamiento excesivo vuelva a darse.

Estar atrapado en tu propia cabeza puede ser bastante negativo para tu salud mental, así que desafía tu pensamiento, concéntrate y sé racional.

4. Vive el momento

Vive el momento: Come esa rosquilla, toma ese cóctel y haz cosas que te apetezcan y hagan feliz.

Toma nota y disfruta de las pequeñas cosas, en un mundo súper ocupado, a menudo se nos olvida poner los pies en la tierra y estar felices. ¡Sal a caminar, disfruta del paisaje, respira un poco de aire fresco y trata de disfrutar de la vida al máximo! Solo tenemos una vida, así que disfrutémosla.

5. Racionaliza

Es muy importante racionalizar tus pensamientos antes de que pierdan el control para dejar de pensar demasiado siendo estudiante. Cuando te das cuenta de que estás pensando demasiado, debes preguntarte: ¿esto realmente va a suceder o simplemente estoy exagerando?

6. Sólo pensamientos positivos 

Es muy importante intentar ser lo más positivo posible, ¡y sabemos que es mucho más fácil decirlo que hacerlo!

Cada mañana, piensa en lo que agradeces para evitar cualquier pensamiento de ansiedad negativa. En Residencia Campus Cartuja de Sevilla, nos encantan las vibraciones positivas. Sabemos que a veces puede ser difícil, pero nunca imposible.

Concéntrate en las cosas buenas y pasa tiempo con personas positivas.

7. Busca distracciones

Mantén la mente ocupada ¡ese es nuestro mejor consejo para ti! Es muy fácil caer en un agujero de negatividad y malos pensamientos.

¿Lo mejor que puedes hacer? ¡Distráete! Cosas como el ejercicio y la meditación son realmente buenas para distraer la mente.

Esperamos que hayas encontrado útiles estos consejos sobre cómo dejar de pensar demasiado siendo estudiante, la salud mental es un tema increíblemente importante del que se debería hablar mucho más.