Todos tenemos días malos, y algunos son mucho peores que otros. Un día realmente malo puede ser inquietante y hacerte sentir muy deprimido y obsesionado por lo que salió mal. En tu etapa universitaria, es posible que tengas momentos así a menudo, pero ten en cuenta que mejorar un mal día es posible, hoy te contamos cómo.

6 trucos para mejorar un mal día

1. No seas dur@ contigo mism@

Es fácil superarse cuando acabas de descubrir que cometiste un error. Pero todos cometemos errores, y cometerlos es la única forma de aprender realmente sobre la vida y lo que funciona para ti. Si aprendes de un error y lo aceptas, tu día será mejor, y también lo será tu vida.

2. Toma aire fresco

Si puedes dar un paseo o simplemente sentarte al sol, hazlo. Un soplo de aire fresco puede ayudar a reducir tu ansiedad o depresión . A veces, cuando estamos molestos, aguantamos la respiración más de lo que deberíamos, así que recuerda inhalar y exhalar. Relajarse y centrarse puede ayudar a la situación.

3. Acepta que tienes un día malo

Piensa en perspectiva lo que está sucediendo diciéndote a ti mism@ que ya has tenido días como este antes y que las cosas mejoran cuando pasa el tiempo. Saber que la situación es temporal te ayudará a lidiar con lo que esté sucediendo.

4. Llama a un/a amig@ que necesite un poco de ánimo

Pensar en otra persona ayuda a alejar tus pensamientos de tus propios problemas, y ayudar a un/a amigo/a te hará sentir mejor contig@ mism@.  Saber los problemas de los demás puede ayudarte a poner los tuyos en perspectiva.

5. Haz una mejora en tu habitación o espacio donde pases más tiempo

Pon una nueva foto, añade algún adorno, cambia de lugar un perchero… Pide a alguien que te ayude en el cambio o redecoración,  esto te hará sentir mejor y te dará alguien con quien hablar un poco.

6. Piensa una película que quieras ver y mírala esa noche.

No importa si sales o te quedas en casa. La idea es darte algo que quieras hacer y saber que podrás realizarlo ese mismo día cuando llegues. Es útil tener algo que to ayude a pasar el tiempo, sacarte de tu propia cabeza y alejarte de tus problemas, al menos por un tiempo. Con suerte, cuando te despiertes, verás las cosas con una luz más positiva.