Seamos honestos: aún recordamos los videos que nos mandan los amigos, anuncios de televisión e incluso escenas completas de nuestras series y/o películas favoritas.

Hay libros cargados de estadísticas sobre el tema. Para muchos estudiantes de universidad, y también para los adultos, francamente las imágenes realmente valen más que mil palabras. Y es por eso que enseñar historia con una película es una excelente manera de convertir una materia potencialmente tediosa en una asignatura más atractiva.

Todo esto está muy bien, pero ¿es realmente preferible el video sobre la palabra escrita cuando se trata de retención, educación y experiencia? Definitivamente la respuesta es sí,  o al menos de acuerdo con un artículo en Huffington Post titulado Research Confirms Video. Se basa en una encuesta realizada a 500 profesionales de la educación de 300 institutos educativos diferentes. De acuerdo con los resultados de la encuesta, el video «puede ser la mejor manera de mejorar los estilos de aprendizaje, especialmente cuando se trata de recordar datos y cifras clave».

Es posible aprender historia viendo películas

«Forrester Research estima que un minuto de video en línea equivale a aproximadamente 1,8 millones de palabras escritas», escribió el autor Michal Tsur de Kaltura, la compañía que realizó la encuesta. “Además, el 90 por ciento de la información transmitida al cerebro es visual, y las imágenes se procesan 60,000 veces más rápido en el cerebro que el texto. Esto indica que las ayudas de educación visual como el video pueden mejorar los estilos de aprendizaje y aumentar la velocidad a la que retenemos la información «. Lo que esto significa es que somos aprendices de forma inherente visual.

La investigación sobre el valor educativo de los videos es convincente, pero ¿tienen las películas populares un valor educativo? La investigación sobre este tema es menos convincente. Las películas diseñadas para audiencias masivas se centran en el entretenimiento. En consecuencia, a menudo son inexactos. Demasiados personajes pueden hacer que una película sea demasiado difícil de seguir, por lo que los directores, por ejemplo, han combinado dos o más personajes de la vida real en uno. Esto se hizo en la Lista de Schindler con algunos de los empleados judíos de Schindler.

Por tanto, si estas decidido a estudiar historia a través de películas, te aconsejamos que:

  • Busques documentales más precisos que las películas comerciales
  • Busques foros de interés y/o discusión sobre las películas comerciales que hablen de un hito histórico concreto. En esos foros, la gente aportará matices y corregirá errores del guión.
  • Busca críticas de las películas que visiones