Con tres meses de vacaciones sin clases, proyectos y exámenes, seguramente tendrás mucho tiempo y capacidad mental a tu disposición. Entonces, hazte un favor a ti mismo, a tu cerebro, a tu carrera y a tu vida personal y estudia una nueva lengua. Para ayudarte, aquí tienes algunas maneras de aprender idiomas en vacaciones.

Maneras de aprender idiomas en vacaciones de verano

1. Invierte en un curso en línea: Comenzar con un curso online te proporcionará la estructura que necesitas para comenzar y continuar. ¿Por qué online? Porque te da la flexibilidad de aprender cuando quieras. Si te sientes inspirado para aprender algo de vocabulario a las 3 de la mañana, ¡nada se interpondrá en tu camino! Si un viaje espontáneo a la playa interrumpe tu día, no tendrás que preocuparte por perder una clase. ¡Puedes aprender a tu propio ritmo, en tu propio tiempo!

2. Aprende con el móvil: idealmente, deberías estudiar entre 20 y 30 minutos todos los días. Pero seamos sinceros, el verano es el momento de viajar, pasar la noche en la casa de un amigo, visitar a familiares y hacer lo que más te apetezca. Entonces, ¿qué pasa si estás fuera de casa y no tienes tu libro de idiomas o curso en línea favorito? Lo más probable es que tengas tu teléfono o tablet contigo, úsalo para ello. Existen aplicaciones que te ayudarán.

3. Cambia el idioma en sus dispositivos: Ahora que su teléfono es tu mejor amigo, cambia el idioma del sistema al que estás aprendiendo. Cambia tu Facebook también. Al principio puede parecer extraño, pero con el tiempo se convertirá en algo natural y aprenderás una serie de nuevas palabras relacionadas con la tecnología (como, compartir, enviar, eliminar, etc.).

4. Mira programas de televisión para niños: recorre YouTube para ver los programas infantiles en el idioma que estes aprendiendo. Puedes sentirte un poco tonto, pero el vocabulario y el uso del lenguaje serán simples, ¡perfectos para un principiante! El elemento visual proporcionará contexto..

5. Lee cómics e historias infantiles: en la misma línea, las historias escritas para audiencias más jóvenes son excelentes recursos para los principiantes en un idioma. La trama simple se presta a un vocabulario simple y oraciones más cortas, lo que le da la oportunidad de caminar antes de correr.

6. Escuchar música: la música es una de las puertas de acceso más agradables a un idioma. Busca en las secciones de música del mundo en Spotify  para encontrar los artistas que te gustan y baraja algunas de sus canciones en tu lista de reproducción de verano. Incluso si no entiendes la letra de una canción, solo escuchar el idioma te ayudará a captar sonidos y palabras individuales. ¡Es posible que te diviertas tanto que quieras buscar las letras y aprender más!

7. Contrata un tutor o toma unas clases de verano: si tienes metas realmente elevadas para tu aprendizaje de idiomas durante el verano, ¡trabajar con un tutor o profesor definitivamente te dará una ventaja! Te obliga a dedicar un cierto número de horas a la semana a trabajar con el idioma, ¡y tendrás un experto en idiomas a tu disposición para cualquier pregunta!

8. Celebra los días festivos en el extranjero: aprender un nuevo idioma no tiene que ser solo estudiar y leer. ¡Investiga las vacaciones celebradas en tu país de interés y haz una fiesta! Para eso es el verano, ¿verdad? Te dará la oportunidad de aprender sobre la historia y las tradiciones asociadas con ese día y compartirla con tus amigos. Prepara algunas comidas tradicionales, mira los videos de YouTube de las celebraciones en ese país, escucha música tradicional, vístete con disfraces y diviértete.