Nadie quiere estar rodeado de amigos tóxicos.

Si la mayoría de nosotros supiera de inmediato que alguien es tóxico/a, haríamos todo lo posible por evitarlo. Pero a veces puede ser difícil detectar a este tipo de personas…

A veces las señales no siempre son blancas o negras, por eso es recomendable que prestemos atención a los siguientes puntos:

¿Cómo saber si una persona es tóxica?

Primero necesitas examinarte a ti mismo y descubrir lo que estás buscando en una persona.

Mírate largo y tendido en el espejo y descubre lo que quieres de tus amigos. Lo más probable es que tras mucho pensar acabes encontrando la respuesta. Si hay amigos/as que no encajan y no te dan lo que esperas de ellos probablemente éstos sean amigos tóxicos.

Si tras mucho pensar no sabes muy bien qué es lo que te gustaría esperar de tus amigos, sigue analizando…

Examina cómo te encuentras cuando estás cerca de ese posible amigo/a tóxico

¿Eres despectivo? ¿Escondes mucho tus sentimientos por miedo al que dirán? Cuando estamos involucrados con un amigo tóxico tendemos a hacer todo lo posible para impresionarle, aunque, a él o ella no le importe nada. A las personas tóxicas solo les gusta que les acaricien sus egos, esto les hace sentir importantes y se aferrarán a eso.

A los amigos tóxicos les gusta sentirse más grandes y atractivos de lo que son. Les encanta la atención que les prestas, a pesar de que saben que te está causando dolor personal y que estás retrasando tu crecimiento como persona. Un amigo tóxico suele abusar de nosotros. ¿Te sientes así con alguien?

Él o ella solo se sentirán valiosos cuando sepan que eso te hace sufrir por dentro

¿Qué hacer si te encuentras con un amigo tóxico?

  • Continúa manteniendo intactos tus valores y haz las paces necesarias para crecer por dentro como persona.
  • Aléjate lentamente de él o ella.
  • Únete a una nueva actividad y pídele a un nuevo amigo que te acompañe.
  • Haz esto en privado para que él o ella no se entere.
  • Protégete y protege tu información personal.
  • No contestes sus llamadas tanto como antes.

Si te comportas de la manera opuesta, estarás haciendo exactamente lo que tu amigo tóxico pretende.

Lo mejor que puedes hacer es distanciarte y parar esa amistad. Al demostrar que eres más fuerte sin él o ella, lo captará enseguida. Lentamente, pero con seguridad, acabarás encontrando a alguien nuevo con quien pasar el rato.

Cuando se trata de un amigo tóxico, recuerda siempre que te necesitan ¡más de lo que tú los necesitas a ellos!

También puede interesarte: Lidiar con un compañero tóxico en la universidad