Sabemos que la lluvia no suele gustar, por eso hemos recopilado algunos beneficios realmente maravillosos de estudiar bajo la lluvia. Y es que estudiar así trae consigo muchas más ventajas de las que jamás imaginaste. ¡Toma nota!

BENEFICIOS DE ESTUDIAR BAJO LA LLUVIA

1. ¡Sonido de estudio ideal y gratis!

Lo mejor de la suave lluvia que cae a veces en Sevilla es su «ruido blanco», perfecto para calmar el cerebro, resumir apuntes e incluso redactar. El cielo gris ocasional en realidad puede ser perfecto. Recomendamos que cuando se dé un día de lluvia, se decida sentarse junto a una ventana (cerrada)… El sonido te otorgará tantas cosas positivas que a partir de ahora estarás deseando que llueva en cada sesión de estudio.

2. Escenario acogedor 

La lluvia tiene la capacidad de crear un marco único. Hay que tener en cuenta que crear un lugar acogedor para estudiar puede mejorar realmente la motivación. La lluvia proporciona inevitablemente un entorno tranquilo, lo que es muy importante para garantizar la concentración por completo. Una vela perfumada, una buena taza de té y una manta son elementos esenciales para estudiar bajo la lluvia. ¿No lo habías pensado así? Reúne todos estos elementos cuando llueva y obtendrás sus beneficios.

3. Mente más despejada

Puede ser fácil empantanarse con el estrés de los exámenes y el cambio de estación. La lluvia proporciona relajación, y no hay nada mejor que estudiar con ese extra de relax tan difícil de conseguir en muchas ocasiones. La lluvia ayuda a desconectar del mundo para conectar con lo importante. Benefíciate de estudiar con lluvia y consigue los mejores resultados.

4. No añorarás los planes en la calle

Otro de los beneficios de estudiar con lluvia, es que no añorarás ningún plan en la calle. Este es uno de los beneficios más notorio. Todos sabemos lo difícil que resulta ponerse a estudiar sabiendo que hay mil planes de ocio esperando ahí fuera.

5. Ni pasarás frío ni te mojarás

Estudiar con lluvia permite que no pases frío ni te mojes. Este factor es importante… Sabes que si no tuvieras que estudiar, estarías ahí fuera mojándote y pasando un frío de mil demonios. Estudiar con lluvia te posibilita estar resguardado sin corrientes ni mojadas innecesarias.

Todos estos beneficios te ayudarán a convertir el período lluvioso de exámenes en un gris mucho más molón.

Consulta más consejos y curiosidades sobre estudiantes y universitarios en nuestro blog de residencia universitaria.