Vivir en Sevilla podría ser una experiencia única en la vida y los amigos que hagas en un alojamiento para estudiantes pueden ayudarte a hacerlo aún más especial. Tener la oportunidad de mezclarte con estudiantes de ideas afines y vivir en una ciudad tan especial te brinda la oportunidad de formar amistades que durarán toda la vida. Si eres algo tímido/a hoy te damos algunos consejos para integrarte en la residencia universitaria en Sevilla Campus Cartuja.

Después de todo, terminas pasando la mayor parte de tu tiempo con las personas con las que vives, con lo que es importante sentirte integrado/a con tus compañeros/as de alojamiento

Consejos para integrarte en la residencia universitaria en Sevilla

1. Organiza una noche de juegos de mesa
Los juegos de mesa son una excelente manera de unir a las personas y pueden ser una manera fácil y divertida de romper el hielo con nuevos compañeros. Puedes empezar proponiéndolo a tus compis de habitación y poneros en alguna zona común para que pueda unirse aquel al que le llame la idea.

2. Ve a explorar la ciudad con algunos de tus compañeros/as de resi
¿Qué mejor manera de conocer gente nueva en una ciudad nueva que descubriéndola juntos? Explora los cafés en tu área local, visita parques y asiste todas las actividades culturales imperdibles.

3. Participar (o iniciar) un grupo de estudio
Una de las formas más fáciles de hacer amigos en la universidad es a través de sesiones de estudio. Colabora en ideas y comparte tus experiencias con otras personas que están en la misma parte del viaje estudiantil que tú. Incluso podrías organizar una sesión de estudio en la sala de estudios de la residencia universitaria e involucrar a varios residentes en ella.

4. Mantente dispuesto/a a nuevas experiencias
Debes estar dispuesto/a a hablar con otras personas, muestra interés en tus compañeros y tómate el tiempo para conocer a personas que quizás no compartan tus intereses. Es posible que te sorprendas al ver cuántas puertas se pueden abrir y que se formen amistades para toda la vida con solo decir «sí» a las nuevas experiencias.

5. Pasar el rato en el área común
Claro, a veces es agradable cerrar la puerta del dormitorio y leer un libro a solas, ¡pero piensa en todos los amigos increíbles que podrías hacer si pasaras más tiempo en el área común! La mayoría de las veces, la gente irá y vendrá constantemente por las áreas comunes de la residencia, por lo que es un gran lugar para entablar conversaciones y poner nombres a caras nuevas.

6. Aprovecha las redes sociales
En el mundo digital en el que vivimos hoy, las redes sociales son una excelente plataforma para formar amistades. A algunas personas les resulta más fácil iniciar una conversación con alguien online y formar amistades digitalmente antes de reunirse en persona. Sigue a tus compañeros de resi en las redes sociales o incluso plantea crear un grupo donde estéis todos para poder elaborar planes comunes.


Recuerda, no tengas miedo de salir de tu zona de confort cuando se trata de hacer amigos. Sé el primero en iniciar una conversación o toma la iniciativa de invitar a alguien a almorzar. Hacer amistades es una experiencia emocionante y una forma fantástica de conocer gente de todos los rincones del mundo.