Muchos estudiantes comienzan carreras universitarias que terminan cambiando por otras al año siguiente. En lugar de guiarte únicamente por las salidas profesionales que tenga, es importante estudiar alqo que te gusta, y una vez lo tengas claro, buscar el enfoque con las mejores salidas laborales para ese tema.

Motivos por los que deberías estudiar algo que te gusta

1. Dinero ≠ Felicidad
Un estudio de 2010 de Tim Judge muestra lo que hemos escuchado todo el tiempo: el dinero no compra la felicidad. Si estudias algo que no disfrutas con la esperanza de conseguir un trabajo que no disfrutas, pero que paga bien, es muy probable que no seas feliz. Tendrás mucho dinero. Los resultados de ese estudio muestran que la correlación entre salario y satisfacción laboral es débil.

2. Compromiso
Estudiar algo que te gusta te mantendrá motivado/a y tu grado de compromiso con tu carrera profesional será más elevado.

3. Inspiración
No solo te sentirás inspirado/a al estudiar materias que te apasionen, sino que también inspirarás a otros. Cuando se está entusiasmado con lo que se está haciendo, los compañeros de se beneficiarán de tu energía positiva. Las personas que te vean haciendo algo que amas se sentirán inspiradas a hacer lo mismo.

4. No importa lo que piensen los demás
Estudia algo que te importe, aprende todo lo que puedas, haz tu mejor trabajo y no gastes el aliento con las personas que intentan derribarte. Hay estudiantes que por elegir la carrera que les gusta enfrentan la peor parte de las críticas de sus padres, amigos e incluso de algunos profesores. Si bien sus intenciones pueden ser amables (o tal vez no), lo que elijas estudiar es tuyo; asegúrate de preocuparte por ello y no te dejes envolver por las bromas que otros puedan sentir la necesidad de compartir contigo.

5. Universidad ≠ Capacitación laboral
Aprende mucho en la universidad y preocúpate por la capacitación laboral más adelante. La clave es participar en la universidad en materias que te hagan cosquillas en la cabeza y llevarse esa pasión cuando busques trabajo.

El tiempo universitario es uno de los pocos en tu vida en los que tienes tiempo ilimitado para profundizar en los temas que te encantan y en temas nuevos de los que no sabes nada. Es un momento para aprender y darse cuenta, en la medida de lo posible. Disfrútala. Consigue el trabajo de tus sueños más tarde.

6. Oportunidad
Estudiar algo que amas puede abrir puertas. Si te encanta el teatro, estúdialo; puedes actuar, enseñar, escribir… o incluso trabajar en un laboratorio. Los empleadores quieren contratar empleados apasionados por lo que hacen. A medida que evolucionen tus pasiones, también lo harán las oportunidades. Estudia lo que amas y encontrarás oportunidades; algunas incluso pueden encontrarte a ti.


Por supuesto, sabemos que hay muchas historias de pasiones que han salido mal. Las cosas salen mal por diferentes razones: pérdida de concentración, conformarse con lo mediocre… Si te apegas a algo que amas y quieres aprender más, haces tu mejor esfuerzo, luchas por la excelencia y tienes integridad, estudiar lo que amas puede traducirse en un trabajo que también amas.