La universidad es época de cambios. Una época en la que tendrás oportunidad de explorar un nuevo entorno lleno de ideas, personas y actividades interesantes. La mayoría de personas encuentran este momento como uno de los más emocionantes de sus vidas.

Lo peor de esta nueva etapa es que el sueño de calidad puede quedarse en el camino. Gran cantidad de actividades y obligaciones de clase, así como compromisos sociales pueden reducir seriamente el tiempo que los estudiantes dedican a dormir.

Para aprovechar al máximo esta etapa y dormir lo mejor posible. En Residencia Campus Cartuja en Sevilla exponemos algunas acciones clave que debes realizar para lograr este objetivo.

Consejos para dormir bien en habitación universitaria

Habla con tu compañero de habitación

Compartir habitación con otra persona puede producir un impacto para tu calidad de sueño. Es por ello que recomendamos hablar abiertamente con tus compañeros sobre las necesidades y expectativas que tenéis. Ponerte en sintonía con tu compañero/a de habitación es clave cuando se trata de todo tipo de problemas. Al fomentar una comunicación honesta y clara, podrás mejorar tu entorno de sueño y tu relación general.

Gradua la luz

Si entra demasiada luz en tu habitación, puede resultarte difícil conciliar el sueño. Si es posible, considera bajar la persiana del todo y correr las cortinas. Si eso no es posible, puede serte útil usar un antifaz para los ojos cuando te vayas a dormir, ayudarás a bloquear la luz.

Aprende a evitar ruidos molestos

En una habitación universitaria, el sonido puede provenir de muchas fuentes: un compañero de cuarto que ronca, una fiesta cercana o incluso simplemente obras en el edificio de al lado. Demasiado ruido puede dificultarte conciliar el sueño y puede perturbarte durante la noche. Si el ruido es un problema, puedes contemplar usar una máquina de ruido blanco (o una aplicación de ruido blanco en el movil). Esto podría ayudarte a mitigar la perturbación de los ruidos externos. Los tapones para los oídos son otra opción para ayudarte a evitar que estos ruidos te molesten.

Encuentra la temperatura perfecta

La mayoría de personas duermen mejor en una habitación más fresca , pero tendrás que hablar con tu compañero/a de habitación sobre la temperatura ambiente preferida. Si hace calor, usa un ventilador para mantener el aire y refrescarte. Si tienes frío échate una manta o sábana por encima.

Siéntete como en casa

Puedes conciliar el sueño mejor si te sientes como en casa dentro de tu habitación, así que considera colocar decoraciones parecidas a las que tienes en casa. Personaliza tu espacio y hazlo tuyo.

Vivir en una habitación universitaria requiere de muchos ajustes, y puede llevarte tiempo acostumbrarte. Si con todas estas cosas no consigues dormir bien, sigue experimentando y trabajando para mejorar tu entorno de sueño. Con el tiempo, cada vez será más fácil.

¿Buscas habitación universitaria en Sevilla? Descubre nuestra residencia de estudiantes en Sevilla y reserva tu plaza